No se relaja y se queda en casa

23 FESTIVAL DE CINE DE LIMA PUCP

Una odisea urbana

(2018 / ARGENTINA / ARTURO CASTRO GODOY)

La carrera de Lucía es peor que una carrera contra el tiempo: es una carrera contra la incertidumbre

Oscar Pita Grandi

Publicado: 2019-08-12
Aire se lo va a poner sumamente difícil al resto de sus competidoras, entre otras virtudes, debido a la permanente angustia y empatía que provoca a lo largo de sus veloces 72 minutos, narrados con una transparencia visual hiperrealista, cámara al hombro en gran parte del recorrido. Se trata del segundo largometraje de Arturo Castro Godoy, presentado aquí, en la sección Irresistibles del #23FCL —«Películas latinoamericanas que no te querrás perder»—, donde disputa el Premio del Público, uno de los galardones más preciados justamente porque deja fuera «la opinión de los que más saben» para escuchar «el corazón de la audiencia». Planteada como una odisea doméstica en el Buenos Aires de hoy, la pesadilla a plena luz del día de Lucía, madre soltera de un niño con Asperger, es verosímil, y nos arrastra a través de una única historia aparentemente inofensiva, una historia-Medusa, a la que le brota un nuevo problema cada vez que se resuelve alguno. Lucía, cajera de un supermercado, dinámica, sufre de asma, a media jornada recibe una llamada de la escuela, le comunican que su hijo ha sufrido un accidente. Desde aquel instante, a pesar de la abundante luminosidad diurna y de los espacios abiertos, el monstruo de la desesperación surge en Lucía, la indiferencia del entorno es aplastante, oscurece el panorama, lo estrecha hasta volverlo imposible, una y otra vez, interponiéndose en el camino entre ella y su hijo. La falta de soporte familiar, el liviano monedero, la poca sensibilidad social, el tráfico infernal de Rivadavia, Belgrano, sus distancias intercontinentales, la demencial burocracia de un sistema que sólo se mira el ombligo son las notorias cabezas de esta Medusa. El recorrido es lineal, clásico, correcto y preciso para una historia que tira del hilo conductor hasta tensarlo, a tal punto que el silencio resulta ensordecedor. Seguida durante el 100% del film por las lentes de cámaras obsesionadas con ella —con algunas variaciones, esta narrativa visual vincula a Aire con la cinta de suspense alemana de 1998, la vertiginosa y adictiva Corre, Lola, corre—, la carrera de Lucía es peor que una carrera contra el tiempo, es una carrera contra la incertidumbre. Aire pone en evidencia, denuncia, con un estilo propio y desde la perspectiva de una familia cotidiana, disfuncional —Lucía, la protagonista, una Julieta Zylberberg de magnífica interpretación de una madre soltera con su niño Asperger—, una familia que es también millones de personas, pone en relieve la indiferencia y el egoísmo de nuestra sociedad, la precaria organización pública que se ramifica como un cáncer por Latinoamérica. Por supuesto, a quienes los caprichosos giros del destino durante el breve arco temporal de esta ficción extraída del mundo de los vivos vivientes les pueda resultar demasiado, les recuerdo que estamos en el costado del mundo donde las maravillas dejan de ser maravillosas cada vez más pronto, a diario y a toda hora, querámoslo o no, bailamos al ritmo de la ley de Murphy, el ingeniero que probaba cohetes sobre rieles para la USAF, ¿la recuerdas?: «si algo malo puede pasar, pasará». Basta con que miremos un poquito en nuestras experiencias personales para extenderle la mano al señor Murphy y volver a empezar. Otra vez, claro. Ya lo saben, el señor Murphy es el ave de mal agüero de la historia moderna de los fracasos. Y aquí, en Aire, extiende con placer sus negras y esplendentes alas.

Escrito por

Oscar Pita Grandi

Cinéfilo. Escritor. Firmaba reseñas y crítica en Cinencuentro y en la Escuela de Cine de Cuba. Paisaje Habitado es su primera novela.


Publicado en

Zeroville

Cine. Cine con Literatura. Literatura con Cine.